No  se trata de querer transformar a un niño en un yogui, sino en que ese niño que será un adolescente y luego adulto,  tenga  buenos hábitos a través de técnicas que fue incorporando para enfrentar los inevitables desafíos que la vida nos regala  y, haciendo así el camino del aprendizaje para poder crecer y desarrollar nuestra sabiduría interna.

La etapa del niño – adolescente es un momento de búsquedas, inseguridad, indecisión, con lo cual las herramientas sanadoras y ancestrales de Kundalini Yoga le facilitarán el andar por la vida con mayor claridad mental,  enfocada hacia sus deseos,  canalizando su energía  y obteniendo éxito en lo que emprende.

Hoy en día las frustraciones son grandes, la falta de contención y hasta a veces la falta de amor y dedicación caen inconscientemente en círculos viciosos dejando una profunda cicatriz para su futuro al cual cuesta revertir.

Actualmente muchos niños están mucho tiempo fuera de su hogar y también con excesos de actividades donde no le queda espacio para el “aburrimiento” siendo tan importante este estado porque es allí donde el niño comienza a desarrollar su propia creatividad.

El “juego “,  esta simple actividad y natural de todo niño es la mayor creación de él para el hoy y su futuro,  porque se reconoce e incorpora vivencias propias dándole seguridad en ese ser integro y en desarrollo.

niños1111

Menú