KUNDALINI YOGA EMBARAZADAS Y NIÑOS

Dar a luz te ha iniciado a la maternidad. Has sido transformada, ya no eres la mujer que eras ayer. ¡Bienvenida!

El momento más extraordinario, grandioso y elevado de toda mujer: SER MADRE

La clase de Kundalini Yoga para el embarazo es diferente a las clases regulares, porque la mujer en este estado tiene un Centro Umbilical muy abierto y una enorme sensibilidad.
Ella necesita trabajar su ser, tener una preparación física, mental y espiritual, antes y después del parto.
Los ejercicios físicos de yoga suave, ayudan a tener elasticidad, fortalecer los músculos que sostienen al bebe en el momento de la gestación, moderar el dolor de espalda, cansancio, calambres entre otras molestias.
Las técnicas que se practican son la relajación, siendo un estado determinante para un parto feliz.
La respiración que ayuda a la futura madre a estar concentrada; la meditación que influye en el estado mental y emocional del bebé y la mamá, limpiando tu mente subconsciente de ambos.
Con la práctica de kundalini yoga se puede obtener un estado de calma y felicidad durante esta etapa sublime de la mujer.

Los beneficios de Kundalini Yoga Prenatal:

  • Mayor flexibilidad
  • Mejora la digestión
  • Calma los nervios
  • Equilibra las emociones
  • Te da herramientas para tu concentración
  • Te conecta con tu bebé
  • Dormirás mejor
  • Te prepara mejor para recibir a tu bebé.
Que tu corazón se abra y este pleno de gracia.
Que despiertes con una mujer de hoy y del mañana.
Que puedas guiarte en tu entorno con pureza y piedad.
Que seas bendecida, bendecida y bendecida con la
Gracia de Dios en tu corazón.
Que tu fortaleza no conozca la derrota y que nunca
en la vida tengas que enfrentar la retirada.
Que tus virtudes y valores convenzan al mundo entero que eres la más hermosa,
bondadosa y bendecida de los seres humanos.
Sat Naam!

“Los niños son seres muy sensibles, personas completas, con antenas de alta potencia que registran cada vibración a su alrededor total y profundamente”.

Yogi Bhajan

Yoga con Niños

Las técnicas de Kundalini Yoga infantil enriquecen su calidad de vida a nivel físico, mental y espiritual, poniéndolo en práctica en sus momentos desafiantes de cada día.
Comenzar con el yoga desde pequeños los ayuda a aumentar su confianza y su capacidad de atención, desarrollar más fuerza y flexibilidad, aprenden a estar más alertas o relajados según la situación, a expresarse y enriquecer su creatividad, expresar de manera adecuada sus sentimientos y emociones.
A nivel físico, comienzan a tener consciencia de su cuerpo, obtienen mejor postura, flexibilidad en la columna y fuerza de brazos y piernas.
Los pranayamas (ejercicios de respiración) y cantar mantras (meditación) ayudan a relajar al niño/a, disminuir la ansiedad, miedos, agresividad, timidez, tristezas, enojos.
Es brindarles herramientas a los niños/as para que lo adopten como un estilo de vida.

Se trabaja en dos grupos por separado:

Niños de 3 a 6 años

La actividad del yoga es lúdica y se desarrolla a través de un cuento impregnado de magia y fantasía.

El juego del yoga es combinado además con posturas, respiraciones y meditación. Duración: ’45 minutos.

Yoga de padres e hijos:

Es una práctica saludable, elevadora y beneficiosa donde los padres entran en el mundo lúdico, mágico y fantástico. Gozan y reviven su propia infancia compartiendo esas vivencias y vibraciones con sus niños.

Una vivencia afectiva que fortalecerá profundamente el vínculo entre ambos.

Niños de 7 a 11 años

Desarrollo y sentido de cada sesión de yoga infantil:

El niño/a entra a un lugar especial para el silencio y el juego. Se sientan en postura fácil (sukasana) y en círculo junto con la maestra. Se enciende una vela recordando la luz, la presencia divina de cada uno, creando una atmósfera sagrada, cantando la canción del sol y después el Adi Mantra tres veces (se retira la vela).
Los niños menores de 6 años disfrutan del cuento y personajes mientras hacen yoga y los mayores a 7 años aprenden yoga jugando.
Se hace la relajación, parte del cuento o del juego para los más grandes, para llevar el cuerpo en calma y así reconstituir el sistema nervioso y favorecer la circulación. Y finalmente la meditación, donde los más pequeños cantan palabras mágicas y los más grandes es la invitación para un juego.

El canto final: “Que el Eterno sol te ilumine, que el amor te rodee, y la luz pura interior guíe tu camino”. Sat Nam!

Apagando la vela culmina la atmósfera yóguica y este sol se queda dentro de tu corazón, y ahí estará y por siempre permanecerá…

Menú