ESTRÉS, LA PLAGA DE LA VIDA MODERNA

Los desafíos no se acaban nunca. Las crisis se acabarán cuando nuestra respiración se termine, mientras tanto debemos enfrentar cada situación con la mejor actitud.

La vida moderna y el exceso de la información, con la continua aparición de nuevas tecnologías, es muy fácil sobrepasarnos con el estrés, estamos constantemente inundados y expuestos a la estimulación sensorial y artificial todo el tiempo, como es el celular, la televisión, computadora, etc. Y no le damos la oportunidad al cuerpo y a la mente, de darle esa capacidad que tiene para relajar y renovarse.

El estrés sin tratar se vuelve tu peor enemigo.

¿Qué significa el estrés sin tratar? Es aquel cuando reaccionamos ante alguien o algo y no tenemos el poder del autocontrol, intentamos controlar al otro o algo, en vez de controlarnos a nosotros mismos.

El tener que manejar un volumen de información importante, más el sentimiento de incertidumbre, hace que te sientas desbordada/o, adoptas comportamientos adictivos o compulsivos, te vuelves incapaz de pensar con claridad, o te sientes deprimido/a e impotente, perdiendo mucha energía y vitalidad.

Por lo tanto, perdemos energía vital que tenemos desde nuestro nacimiento y que anulamos con nuestras emociones y pensamientos negativos, entre otros hábitos destructores.

La vitalidad nos ayuda a elevar la consciencia, para poder disfrutar de los desafíos, y cambios que existen en nuestras vidas. Cuando obtienes habilidades básicas de supervivencia puedes recuperar las riendas de la propia vida.

Entonces, una de las claves para volver a la calma y mantener la vitalidad, no solo es importante motivarse, sino también poder relajarse, tanto física como mentalmente. Permitirte frenar para que se equilibre tu sistema con una relajación consciente.

Y esto te da la práctica de Kundalini Yoga, porque suele combinar varios factores: trabajo con el cuerpo que aumenta la fortaleza física, y técnicas concretas de respiración y meditación que fortalecen el sistema nervioso, estimulan las glándulas, agudizan la concentración y revitalizan el cuerpo a la vez que lo relaja. Ayuda a mantenerse en forma y entrena la mente haciéndola fuerte y flexible ante el estrés y los cambios.

En lugar de reaccionar ante algo (ego), actuamos con inteligencia para poder elevar la situación y servir a nuestra consciencia, te observas qué sentimientos tienes, por qué y para que te provoca esa situación, y ahí estás viéndote por dentro, conectado/a con tu esencia, el alma. EXPERIMENTA LA MEDITACIÓN:  ALIVIA TÚ ESTRÉS

Cuando alcanzamos este estado de vitalidad, dejamos de estar atrapados en las intrigas mentales y emocionales que nos invaden con miedos y ansiedades, limitando nuestro actuar y pensamientos. Los desafíos no se acaban nunca. Las crisis se acabarán cuando nuestra respiración se termine, mientras tanto debemos enfrentar cada situación con la mejor actitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seleccionar tipo de moneda
Scroll al inicio
Ir arriba