RECONSTRUYÉNDOTE A TI MISMO

La vida que tienes es tuya, y esta en ti transformarla.

La vida es un continúo aprendizaje que nos obliga a transformarnos, y experimentar las herramientas de Kundalini Yoga nos ayuda adelantarnos o estar preparados para los desafíos oportunidades que nos sorprenden, y que vamos sorteando a lo largo de los años.

Renovar el Ser, es una sensación fresca y activa que reanima a seguir creando y creándote. Sientes que eres otro/a y, con un sostén firme en tus pies que te impulsan a ir hacia adelante y con una sonrisa de satisfacción. Esto es una nueva transformación de ti.

Permanecer en diferentes estados que la mente te propone, y que termina manipulándote, porque te hace creer en ese vacío que sientes; en la insatisfacción al mirar fuera de ti, a otros; estar en la dualidad constante que te hace saber que no tienes la adorada paz interior.

Cuando te decides a sentarte, respirar profundo y guardar silencio, comienzas a conectarte con tu cuerpo, y poco a poco ir aquietando tu mente, a medida que tu respiración se hace más y más pausada. Esto te permite observarte como, por ejemplo, qué sientes frente a algo que deseas enfrentar y encontrarte con tus límites. También las creencias que mantienes y, que hoy debes reconfigurarlas para lidiar con ellas o erradicar alguna.

Al impregnarte en ese profundo silencio interior, comienzas a conocerte y reconoces, lo que realmente te limita para hacer lo que sientes. Luego llega la aceptación de ti y de tu entorno, como rendirse ante el Ser Superior; y frente a esto, con una disciplina de trabajo para tu cuerpo y mente, vas entrando en una nueva transformación de ti, y poco a poco en un nuevo ser.

Esta meditación (Ver video) va acompañada con un pranayama determinado que va ayudar a renovar tu ser y tu sistema. Hazlo de manera consciente. Puedes comenzar con 3 minutos e ir extendiendo cada día hasta llegar a completar los 15 minutos. Tenemos la capacidad de reconstruirnos a nosotros mismos, de la cual raras veces hacemos uso.

En cada respiración, reconstrúyete. Olvídate de todo lo que te rodea y concéntrate en tu respiración. Mantén el cuerpo estable en la postura con la columna recta, y deja que los cambios ocurran. Une tú energía a la fuente, proyéctate más allá de todo y expande tu horizonte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seleccionar tipo de moneda
Scroll al inicio
Ir arriba