RESPIRACIÓN DE FUEGO

CAMBIA EL ESTADO DE ENERGÍA DEL CUERPO EN POCOS MINUTOS.

En las clases de Kundalini Yoga se usan un amplio rango de técnicas de respiración, y muchas de ellas son básicas y deben ser dominadas para poder practicar y gozar libremente del Kundalini Yoga.

Sabemos que el humano crece hacia la vida – en el útero – por el punto del ombligo. Es por eso que estimulamos el punto de ombligo. En Kundalini Yoga hay dos puntos importantes que nos enfocamos, uno es el de la pituitaria y el otro es el punto de ombligo. Y el área de control muscular del punto de ombligo es alrededor de 3,75 cm. por debajo del ombligo físico.

“Cuando hay estrés gastas más oxígeno. Si haces respiración de fuego todos los días, nunca estarás en una posición de sentirte impedido debido a la falta de oxígeno”.

LO QUE DEBES TENER EN CUENTA

En la Respiración de Fuego, el enfoque de la energía está en el punto de ombligo o Nabhi.  La respiración es muy rápida de 2 a 3 respiraciones por segundo, continua y poderosa, sin ninguna pausa entre la exhalación y la inhalación. Es el punto de ombligo el que crea el ciclo respiratorio por medio de su contracción rítmica y su relajación. Siendo el único factor que se involucra activamente, y la respiración se transforma en un ciclo continuo de exhalación-inhalación.

La postura es muy importante cuando haces la respiración de fuego y es importante que la columna se mantenga recta, y la caja torácica esta levantada para que el peso del torso no trabe la pulsación del ombligo. El cuerpo se mantiene relativamente quieto y relajado, sólo el punto de ombligo trabaja vigorosamente. La respiración de fuego es a través de la nariz (al menos que se indique otra cosa) y la inhalación y la exhalación tienen la misma duración.

CÓMO HACER LA RESPIRACIÓN DE FUEGO

Comienzas exhalando y expulsando el aire hacia afuera empujando el punto de ombligo y el abdomen hacia la columna. Luego necesitas inhalar, el abdomen se relaja y vuelves a empujar hacia dentro exhalando.

Cuando entra el punto de ombligo, se comprime la parte inferior del abdomen y se empuja el diafragma hacia arriba. Esto comprime los pulmones y expele con fuerza el aire hacia fuera de los pulmones. Para inhalar, relajamos la presión del ombligo, permitiendo que los pulmones se descompriman. Al descomprimirse los pulmones, el aire fluye hacia dentro, e inhalamos pasivamente. Aquí puedes ver el video.

Cuando empiezas a practicar esta respiración, puedes encontrar que la inhalación es más enfatizada que la exhalación o viceversa. Hazlo despacio al principio, así evitar caer en una hiperventilación, y cuanto más te familiarices con la técnica será posible un mejor balance de la respiración sin ningún énfasis en la inhalación o en la exhalación dándole igual poder a ambas.

Desarrolla un ritmo, y la velocidad se aumentará suavemente con el tiempo. La respiración se volverá poderosa, rítmica y rápida una vez que hayas adquirido el hábito. Puedes comenzar hacerla por 2 minutos e ir extendiendo el tiempo a medida que te sientas cómodo/a, hasta llegar a 11, 22 o 31 minutos.

QUE DEBES CONSIDERAR

La respiración debe ser dominada lenta y metodológicamente ya que esta ocasiona una reacción de desintoxicación inmediata en el cuerpo. Las viejas toxinas y los depósitos del tabaco y de la mala nutrición son eliminadas de los pulmones, de los vasos sanguíneos y de las células. Estas toxinas abandonan el cuerpo a través de la sangre y de los sistemas linfáticos.

Como resultado de este proceso de limpieza, puedes sentir mareos. Si esto sucede, relaja por un momento y permite que las toxinas se filtren hacia afuera del torrente sanguíneo. Para auxiliar el proceso de limpieza bebe una gran cantidad de agua, incrementa los ejercicios que haces diariamente y simplifica la dieta con vegetales, frutas y nueces por algunas semanas.

BENEFICIOS DE LA RESPIRACIÓN DE FUEGO

  • Limpia completamente la provisión de sangre en el cuerpo en 3 minutos
  • Fortalece el Sistema Nervioso.
  • Expande la capacidad pulmonar y fortalece el campo magnético.
  • Elimina las toxinas.
  • Equilibra el Sistema Glandular.
  • Ayuda a superar las adicciones.

“Treinta y un minutos de respiración de fuego todos los días regulará la pituitaria. La pituitaria regulará el sistema glandular completo. El sistema glandular cambiará el sistema nervioso. El sistema nervioso le dirá al sistema orgánico de la sangre que se recapture a sí mismo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seleccionar tipo de moneda
Scroll al inicio
Ir arriba